Museo Celeste: Buscando la consolidación

Se acerca un nuevo aniversario de Club Deportes Iquique, aquel equipo que nos hace gritar de alegría y sufrir con cada derrota. Es por eso, que les traemos – en un aporte a la cultura iquiqueña – la historia del CDI al estilo de ¡Somos Celestes!

Tras los complicados años en Tercera División, finalmente Iquique regresa al futbol “grande” luego de obtener el campeonato del año 2006. La ciudad lo celebró como se merece, pero a decir verdad, en el Club se debían preparar de inmediato para la temporada 2007. Y tal como si se tratara de aquella ocasión en que la Selección de Iquique ganó su octavo título, la dirigencia empezó a hacer las gestiones para entrar a la Primera B de la mejor forma.

Edson Puch, escapando de las patadas con magia (FOTO: Iquique Fútbol Jóven)

En primera instancia, se mantuvo la base del equipo que ascendió, pero además se trajeron algunos jugadores para reforzar. Fue así como regresó Ruben Taucare (tras la lesión en el 2005 y el no poder jugar el año siguiente por la edad), Edson Puch (quien regresaba desde Huachipato), Felipe Díaz (tras su paso por Instituto Nacional), Daniel Kennedy (arquero estadounidense), Victor Belaúnde (quien también regresaba de Instituto Nacional), entre otros. Algunos con mejores recuerdos que otros, como el caso del “delantero” Jhon Queeley. Municipal Iquique tuvo un año bastante irregular, donde incluso llegó a pelear las primeras posiciones. Pero poco a poco, nos fuimos desinflando hasta quedarnos con un séptimo lugar (51 puntos tras 12 triunfos, 15 empates y 13 derrotas), bastante meritorio para un equipo que volvía a ser profesional.

El más grande que se ha puesto la camiseta de Iquique. Al lado, un tal Rodrigo Naranjo

En el 2008, la dirigencia da un golpe de timón y trae a José Sulantay para hacerse cargo del equipo. Esta temporada marcó la llegada a la institución de Rodrigo Naranjo, Fernando Fica, Marcelo Corrales, entre otros. En un nuevo campeonato de 44 fechas, los Dragones lograron el segundo lugar del Apertura, tras Curicó Unido, que fue el campeón de ese año. Durante la temporada, Sulantay renunció por problemas personales. Pero gracias al ascenso directo de los torteros, Municipal Iquique fue a la “Final por el ascenso”, donde enfrentamos a Coquimbo Unido en partidos de ida y vuelta. Un 5 de noviembre, Municipal Iquique vencía a los piratas por 2-1 (con goles de Puch), y luego debía viajar a la cuarta región, donde tras un infartante partido con alargue (2-1 para el local), todo se definió via lanzamientos penales.

El heroíco ascenso en Coquimbo
El heroíco ascenso en Coquimbo

Toda la responsabilidad recae en los hombros de Rubén Taucare, el Tata, el Capitán, ese que llevaba la jineta del “Lolo” casi cosida a la piel. Pero él no estaba solo. Junto a él estaban los afortunados hinchas Iquiqueños que lograron ingresar, y además, los miles de hinchas que esperaban el resultado pegados a la radio (porque CDF no quiso transmitir el partido). “Oh, dale Capitán” se escuchaba en La Pampilla. Vino la orden. Taucare corre y define al palo izquierdo. El arquero de Coquimbo adivina el lado, abre sus brazos…pero no alcanza. No, porque esa pelota tenía como destino las redes. Esa pelota nos llevaría a Primera División. El equipo completo se va rumbo a la hinchada para celebrar. Unos lloran, otros rezan, pero todos celebran. Es que tras muchos años en Segunda y el infierno de Tercera, habíamos regresado a donde nos merecíamos: A Primera División.

Pero nos duró poco. La estadía en la división de honor(?) fue solo por una temporada, ya que tras un Apertura decente, con clasificación a Play-Offs, en el Clausura fuimos un verdadero desastre acompañados de figuras como Peralta, Sagredo, Bareiro… Llegamos hasta la última fecha con opciones de salvarnos, pero una derrota en La Serena nos mandó nuevamente a la B. Para peor, llegamos a jugar la final de Copa Chile. Y la perdimos ante San Felipe por 3-0. Un año para el olvido.

Rolón, un eterno incomprendido (?)

Llegamos al 2010, con el Dragón nuevamente en Primera B. La dirigencia no quería pensar en procesos ni tampoco en permanecer por mucho tiempo en la división. Es por eso que se armó un equipo con jugadores de gran renombre nacional y buenos desempeños en otros equipos. Fue así como llegaron Luis Fuentes, Marco Olea, Marco Millape, y se mantuvieron a los valores más destacados del 2009. El modelo del campeonato había variado desde la última vez que estuvimos en “la B”. Ahora los equipos se dividirían por zonas y se enfrentarían en 4 ruedas. Tras eso, los mejores cuatro de cada zona irían a la pelea por el Título. Municipal Iquique avanzó a la Liguilla del Ascenso tras salir tercero del Grupo Norte, donde muchos se cuestionaban si es que lograríamos ascender. Con un iluminado Álvaro Ramos, que se matriculó con goles importantes, los Dragones lograron el ansiado ascenso como campeones de Primera B 2010, a dos fechas del final. Como ocurrió el ‘79. Pero esta no fue la única celebración, ya que en paralelo habíamos llegado nuevamente a una final de Copa Chile, donde un 8 de diciembre en Coquimbo, el ahora Deportes Iquique vencía por penales a Concepción, sacando premio doble.

We are the champiooooons, my friends!

El regreso a Primera A del 2011 no fue para nada fácil. Con muchos cuestionamientos hacia los mismos jugadores que nos habían regresado a la división de honor, y algunos refuerzos bastante malos, Deportes Iquique peleó por ingresar a Play Offs en el Apertura, pero en el Clausura tuvimos que luchar hasta el último partido para asegurar la permanencia con un empate 3-3 ante Cobresal en El Salvador. Eso si, lo más destacado del año fue nuestro debut “internacional” ya que participamos de la Copa Sudaméricana. Enfrentando a Universidad Católica. Algo es algo.

El mejor momento de la campaña

El año 2012, Deportes Iquique por fín volvía a pelear en la zona alta de la tabla, tras esa recordada campaña de 1988. Los Dragones agarraron vuelo en la quinta fecha, desde donde empezaron a pelear para clasificar a Play-Offs, pero también para conseguir un lugar en la Copa Sudaméricana. El CDI logró un tercer lugar con 35 puntos, para luego enfrentar a Colo Colo en la post temporada. Lamentablemente, el envión anímico no sirvió y quedamos eliminados en cuartos de final. Pero con el consuelo de haber clasificado nuevamente a la Sudaméricana.

Deportes Iquique se midió con Nacional de Montevideo por Copa Sudaméricana. Con una contundente victoria como local por 2-0 (Dávila, Ereros) fuimos al Centenario de Montevideo soñando con derribar a un verdadero gigante. Pero esta vez, los uruguayos sacaron a relucir sus pergaminos y nos propinaron un 4-0 que nos dejó tempranamente fuera del campeonato.

Derrotando a un gigante

La campaña del Clausura comenzó con dudas, pero los Dragones nuevamente agarraron vuelo y llegaron a estar punteros. Aunque solo nos duró una fecha, pero era algo sin precedentes. Además, estábamos en la pelea por un cupo a Copa Libertadores, el cual conseguimos tras finalizar el año en el segundo lugar de la Tabla General. Mientras, Fernando Vergara era despedido por la dirigencia y nos fuimos a pique. Iquique enfrentaba a Rangers en Play-offs y nuevamente era eliminado en Cuartos de Final.

Un golazo que pasó a la historia

La campaña del 2013 estuvo marcada por el debut en Copa Libertadores del CDI. El 22 de Enero de aquel año, los dirigidos por Cristián Díaz saltaban a la cancha del Estadio “León” para enfrentar al equipo mexicano con el mismo nombre. Un empate 1-1 (gol del Rengo Díaz) nos dejaba con la mejor opción para el partido de vuelta, donde tras empatar nuevamente 1-1 (otro gol del Rengo), nos fuimos a lanzamientos penales. En una dramática definición, Rodrigo Díaz marcó su nombre con letras doradas al marcar el último de la serie, clasificándonos a la fase de grupos. Deportes Iquique se mediría con Vélez Sarsfield, Emelec y Peñarol. La verdad es que no nos fue muy bien que digamos, ya que solo pudimos vencer a los ecuatorianos en el Tierra de Campeones, pero al menos nos quedó la satisfacción de ver a los Dragones en el campeonato más importante a nivel de clubes sudaméricanos. Ah, y Cristián Díaz se fue de PLR, llegando Jaime Vera.

En lo que respecta al torneo nacional, ese primer semestre fue un desastre. En el llamado “Torneo Transición” logramos ganar solo tres partidos (Colo Colo, Cobresal, O’Higgins), salvándonos del descenso gracias al promedio favorable que acumulamos de los campeonatos pasados.

Para la nueva temporada 2013-2014, los Dragones lograron borrar la mala imagen del torneo anterior, metiéndose en la zona alta por varias fechas, pero sin poder aprovechar las instancias decisivas para pelear el título. En ese Apertura terminamos sextos en la tabla de posiciones, tras obtener 26 puntos. Esto nos valió para pelear una nueva participación en un torneo internacional, lo cual logramos tras llegar a la final y ser derrotados por Universidad de Chile.

Para el Clausura, Deportes Iquique se mantuvo en la zona media de la tabla de posiciones sin pelear por descender ni campeonar. Pero por Copa Chile, el asunto era completamente diferente, ya que logramos clasificar a otra final. Claro que, la madre naturaleza nos tenía una sorpresa y nos sacudió con dos terremotos el día 1 de Abril del 2014. Quince días después, los Dragones vencían por 3-1 a Huachipato con goles de Villalobos, Pinares y un autogol, obteniendo la tercera Copa Chile de nuestra historia.

Tricampeones de Copa Chile.

Tras la obtención de la Copa Chile, Jaime Vera se marchaba del club y asumía Hector Pinto. El experimentado DT alcanzó a estar muy poco tiempo en Iquique asumiendo el inicio del torneo 2014-2015, pero renunciando tras la eliminación de Copa Sudamericana en donde los Dragones no pudieron superar a Universitario de Sucre (2-1, en el global).

Foto: Anfp.cl

Al poco tiempo, asumió en el cargo Nelson Acosta. El exitoso y controvertido entrenador nacional terminó ese campeonato y luego dirigió el Clausura 2014-2015 entre altos y bajos, terminando en la duodécima posición y sin clasificar a ninguna copa internacional. Lo único destacado fue el triunfo por 3-2 sobre Colo Colo con el recordado golazo de Manuel Villalobos.

Villalobos y el golpe en Copiapó (FOTO: Pablo Vásquez)

En medio del Apertura 2015-2016 y tras una vergonzosa eliminación en Copa Chile frente a Copiapó, Nelson Acosta renuncia y tras un brevísimo paso de Erick Guerrero llega nuevamente Jaime Vera. Con el “Pillo”, los Dragones fueron de menos a más, terminando la temporada con una clasificación a la Liguilla de Copa Sudamericana. Ahí, los Dragones cayeron en la definición con O’Higgins por el global de 2-3.

Ya en el torneo 2016-2017 vino lo bueno. Y es que tuvimos a Deportes Iquique siendo protagonista y luchando la punta del campeonato por un largo tiempo, siendo el candidato impensado a un inédito título de Primera A.

2016, el año de la ilusión
FOTO: Johan Berna

Deportes Iquique llegaba como puntero hasta la fecha 14, donde debía enfrentarse en una especie de “final anticipada” a Universidad Católica. Ese 4 de Diciembre las cosas empezaron bien para Iquique, pero terminaron en una tragedia que aún duele en el alma. Los Dragones dejaban escapar la punta tras caer por 6-2 ante los Cruzados. Pero había una pequeña revancha en la fecha siguiente, donde los Dragones fueron hasta La Florida para derrotar a Audax Italiano por 2-1 y clasificando así nuevamente a Copa Libertadores.

¡Gracias totales! (FOTO: Anfp.cl)

Este pequeño “premio de consuelo” nos llevó a disputar nuevamente el torneo de clubes más importante de Sudamérica, enfrentando a Guaraní (Paraguay), Deportivo Zamora (Venezuela) y Gremio (Brasil). En esta competencia, los Dragones obtenían su primer triunfo como visitantes (ante Zamora) y además se daría el lujo de derrotar al poderoso Gremio, quienes a la larga serían los campeones del torneo.

El golazo de Diego Torres (Foto: Johan Berna)

En el plano local, jugando en paralelo a la Copa Libertadores, Iquique nuevamente estaba siendo animador del torneo. Pese a los esfuerzos de trasladarse por toda Sudamérica sin aplazar ni suspender partidos, los Dragones se mantenían en lo alto hasta la décimotercera fecha donde caen derrotados por 2-4 ante Antofagasta. A la fecha siguiente, Iquique nuevamente caía ante la UC y ya se alejaba completamente de la pelea por el campeonato. Así se cerraba tal vez una de las mejores temporadas para Deportes Iquique, donde quedó demostrado que con ambición y un buen plantel se puede ser protagonista. Algo que lamentablemente se perdió para el semestre siguiente.

Hasta aquí dejamos este año la Bitácora Celeste de la historia del CDI. Una historia, que por como pudimos apreciar con esta publicación especial, nos ha dado más momentos complicados que alegrías, pero sin embargo, seguimos aquí. Es por eso que en este nuevo aniversario, queremos celebrar. Celebrar todos aquellos momentos que pasaron, y todos los que vendrán por delante. Porque gracias a ti, Deportes Iquique, es que ¡Somos Celestes!

Comentarios

Comentarios

Aris

Profesor, dibujante, coleccionista, fan de Staind, nintendero, hincha de Iquique, notero pavre.